Variedades de algas

Existen muchas variedades de algas y cada una de ellas tiene unas propiedades destacadas, a continuación se detallan las más habituales y sus particularidades en cuanto a sabor, forma de consumo y otras características interesantes:

  • Agar-Agar: de sabor muy delicado, es una mezcla de varias algas rojas liofilizadas hasta que se convierten en transparentes. Este alga tiene una doble vertiente de consumo: podemos consumirla como un alga rehidratándola unos 5-10 minutos y después de escurrirla bien ya podemos incorporarla a una ensalada o también puede convertirse en una gelatina para ello la pondremos en agua caliente a unos 50ºC hasta que se disuelva y ya podemos incorporarla para espesar una salsa o un postre.
  • Arame: destaca su sabor dulce por su alto contenido en manitol. Para su consumo la rehidratamos entre 5-15 minutos. También se puede cocinar ligeramente añadiéndola al final de la cocción de un arroz con verduras, por ejemplo.

Alga Kelp en una playa de California fotografía de Mike Baird

Alga Kelp en una playa de California fotografía de Mike Baird - Creative Commons

  • Dulse: es una de las algas más ricas en hierro. De sabor salado, se suele consumir rehidratada incorporándola a ensaladas frescas.
  • Espagueti de mar: con un importante contenido en hierro y azúcares además del yodo. De sabor poco intenso, se puede incluir en muchas preparaciones culinarias: ensaladas, cereales, etc.
  • Espirulina: es un alga de lago, con propiedades depurativas. Se puede encontrar como suplemento dietético.
  • Fucus: por su efecto saciante y ligeramente laxante es un alga que se consume habitualmente como suplemento dietético en dietas adelganzantes. También ayuda a disminuir los niveles de colesterol.

  • Hijiki: se dice que tiene sabor a mar, muy rica en minerales y oligoelementos, especialmente indicada para equilibrar el sistema nervioso. También se le atribuyen propiedades para fortalecer el cabello. Para su consumo la rehidrataremos durante unos 20 minutos  y renovando el agua la cocinaremos durante 30 minutos. Se recomienda especialmente en salteados, con proteínas vegetales, etc.
  • Kelp: se conocen por este nombre a las algas Laminaria (Kombu) y Ascophyllum procedentes del Océano Pacífico. Son de las más ricas en minerales (especialmente en yodo), ayudan a la reducción de peso y aumentan el bienestar general. Se pueden tomar en tabletas como suplemento dietético.
  • Klamath blue green: alga del lago Upper Klamath (Oregón, EEUU). Destaca por su alto contenido en aminoácidos, por lo que es muy interesante para las personas que siguen una dieta vegetariana.
  • Kombu: Es un alga de la familia Kelp. Con un delicado sabor a mar, es una de las algas más ricas en yodo y además favorece la reducción de las tasas de azúcar en sangre. Tiene ácido algénico y ácido glutámico (que ablanda las fibras del resto de alimentos que se están cocinando). Para cocinarla correctamente en primer lugar la rehidrataremos (unos 20 minutos) y después la podemos incorporar a platos de cocción lenta (legumbres, estofados) etc. También se puede servir frita.

Alga Wakame en ensalada fotografía de Loozrboy

Alga Wakame en ensalada fotografía de Loozrboy - Creative Commons

  • Lechuga de mar: de sabor parecido al de la lechuga, destaca por ser muy rica en hierro. Para su consumo la rehidrataremos unos 20 minutos o después de remojarla la podemos incorporar directamente a un plato cuya cocción sea de unos 15 minutos. También se puede tostar para consumirla como condimento de ensaladas, cereales...

  • Nori: De sabor suave, es rica en proteínas y contiene vitaminas, A, B1 y C, además de las propiedades generales de las algas, el alga Nori ayuda en la disolución y eliminación de grasas. Se cocina tostándola ligeramente y se añade a sopas, ensaladas, pastas, cereales. Es el alga empleada para envolver los rollitos de sushi.
  • Wakame: Muy rica en calcio y vitaminas B y C. De sabor suave. Rehidratar unos 3-4 minutos y añadir a cualquier sopas, ensaladas, cereales, verduras, etc. 

Artículo escrito por Shauri.