Bebidas naturales

Agua

El agua natural, potable y pura es lo mejor que podemos beber para mantener y potenciar nuestra salud. Es la bebida natural y saludable por excelencia. El agua debe tomarse despacio a pequeños sorbos y debe ser "masticada", así mejoramos su asimilación en nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que es más saludable tomarla fuera de las comidas, al menos 30 minutos antes y al menos 2 horas después de las comidas principales, esto se recomienda así para que no se interfiera en la secreción de jugos gástricos que son necesarios para una correcta digestión. Si queremos beber un poco de agua durante la comida debe ser tibia y en muy poca cantidad, o bien una sopa o una infusión al finalizar la comida.

El agua es imprescindible para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, pero la cantidad de agua diaria recomendable es variable de una persona a otra, en función de la dieta que sigue (si se toma mucha fruta y verdura es posible que se necesite consumir menos agua), así que debemos escuchar a nuestro organismo, y si no sentimos la sensación de sed, es mejor ir tomando pequeños sorbos a lo largo del día, en poco tiempo notaremos como mejoran todas las funciones corporales.

Sería ideal poder recoger el agua en alguna fuente de agua mineral, siempre teniendo constancia de que es apta para su consumo, de este modo, ahorraremos dinero, nos aseguraremos que tomamos un agua saludable y entraremos en contacto con la naturaleza cuando vayamos a buscarla.

 

Bebida de algarroba

Se encuentra normalmente en polvo como si fuese un cacao, sin sus propiedades estimulantes. El preparado se añade a un líquido caliente que suele ser algún tipo de leche o simplemente agua. Su ingrediente principal es la algarroba y es rica en fibra, hidratos de carbono, proteínas y minerales, especialmente en calcio.

 

Cafés de cereales

Suelen llevar una mezcla de varios cereales: achicoria, trigo, cebada. Se presenta en polvo y se mezcla con agua caliente o con alguna leche vegetal. Son un buen sustituto del café convencional, muy ricos y dan un aporte energético interesante para empezar la mañana. Aunque se llaman popularmente "cafés" estas bebidas no contienen cafeína ni ninguna sustancia excitante, por lo que pueden ser tomadas por cualquier persona sin tener las molestas consecuencias que puedan provocarnos el café o el té.

 

Leches vegetales

Se obtienen de semillas oleaginosas (almendras, chufas) y de cereales (como el arroz y la avena). Actualmente se comercializan muchas marcas y tipos, siempre que sea posible hay que buscar las de origen ecológico, especialmente en el caso de la leche de soja, ya que la soja no ecológica es, en la inmensa mayoría de casos, transgénica. Ninguna de ellas contiene lactosa por lo que está especialmente indicada para alérgicos a la lactosa como alternativa a la leche de vaca o de cabra. Las leches vegetales más habituales son:

  • Bebida de arroz: aporta proteínas y calcio en menor cantidad que otras leches vegetales, es dulce y suave. Especialmente indicada para los alérgicos a la soja.
  • Bebida de almendras: de agradable sabor y muy digestiva. Se recomienda por su efecto reconstituyente en embarazadas, lactantes, niños y convalecientes.
  • Bebida de avena: tiene muy buen sabor y es muy digestiva. Es rica en vitaminas y proteínas. Muy indicada para prevenir y tratar el colesterol por el alto contenido en betaglucanos. También muy indicada para los alérgicos a la soja.
  • Bebida de soja: la más popular, es muy digestible, pero es importante que sea ecológica para evitar la soja transgénica.

Infusiones o tisanas

De menta, salvia, hierbaluisa, manzanilla, añadiéndole limón o naranja, mezclando varias plantas o una sola. Sus propiedades dependerán de las plantas que empleemos.En verano las podemos tomar naturales y serán más refrescantes. Existen muchos preparados interesantes para tratar diferentes sistemas como el respiratorio, digestivo, hepático, renal, circulatorio, etc. Pregunta en tu herboristeria. Constituyen una forma eficaz de tratamiento médico natural así como de preventivo.

Horchata casera

La horchata se puede hacer de almendras, de avellanas, de nueces, de chufas... La preparación es muy similar: se ponen los frutos secos en remojo toda una noche (excepto las chufas que se dejarán en remojo al menos 24 horas) se les quita la piel (en el caso de las chufas no hace falta) y se muelen en la trituradora hasta que conseguimos obtener una pasta fina, se le añade un poco de agua y se mezcla bien, al cabo de unas horas se añade más agua y se mezcla bien, finalmente se pasa por una batidora y se cuela. Se le puede añadir miel para endulzar.

 

Artículo escrito por Shauri.

 

Vaso de Agua fotografía de Greg Riegler. Bebida de soja fotografía de Toby Oxborrow. Hierbas para infusiones fotografía de Raúl Hernández González. Todas las fotografías Creative Commons.