Tipos y variedades de Té

El  proviene de la planta del Té científicamente conocida como Camellia sinensis. Todos los tipos y variedades que existen derivan de esta misma planta. Las variedades del Té se derivan de la región donde se ha cultivado, ya que las condiciones del terreno y el clima le darán al Té unas características especiales y genuinas. Los diferentes tipos de Té que existen nacen de las diferentes maneras de tratar las hojas una vez recolectadas. Veamos los principales tipos de Té:

  • Té Blanco: se realiza a partir de los brotes jóvenes de la planta. Es uno de los Tés más preciados y contiene una cantidad de antioxidantes muy superior a cualquier otro tipo de Té, algunos lo clasifican como el antioxidante más potente de la naturaleza. Si es de calidad, su precio puede ser muy elevado, también depende mucho de la zona donde se ha cultivado. Después del invierno, en primavera cuando la planta del Té empieza a sacar su primeros brotes llenos de vida, aparecen unas pequeñas agujas recubiertas por una capa de color blanco, en algunos lugares las llaman agujas de plata, de ahí viene el nombre de Té blanco. Su sabor es suave y delicado y contiene toda la vitalidad y la fuerza de la juventud. En China lo llamaban el Té de la eterna juventud.

Existen muchas variedades de Té. Fotografía de Maks Karochkin con licencia Creative Commons.

  • Té Verde: es uno de los Tés más populares en el mundo, sobretodo en Asia y los países árabes. En el mundo occidental cada vez es más popular debido a los recientes estudios que le atribuyen propiedades antioxidantes y beneficiosas para la salud. El Té verde se realiza a partir de las hojas del Té secadas inmediatamente después de su recolección para evitar la oxidación. Generalmente se la da un tratamiento de vapor a las hojas para frenar la oxidación antes del secado en el horno. Este proceso garantiza la conservación de todas las propiedades del Té y produce unas hojas secas de color verde oscuro, de aquí viene el nombre de Té verde. Existen muchas subcategorias de Té verde, dependiendo del proceso de vaporización y secado al que se le someta, dependiendo de la parte de la hoja que se utilice, etc. Hoy en día podemos encontrar una gran variedad de Tés verdes de entre los cuales podemos destacar: Gun Powder, Sencha, Bancha, Houjicha, Xue Ha, Bai Mao Hou, entre muchísimos más.

  • Té Oolong: también conocido como Té azul, se trata de un Té semifermentado, podríamos decir que es un Té a mitad de camino entre el Té verde y el Té negro. Contiene propiedades de ambos tipos de Tés. Después de la recolección de las hojas, éstas se fermentan la mitad del tiempo que las del Té negro. Es un Té muy popular en Taiwan, sobretodo cultivado en la región de Formosa. Algunas de las variedades más populares son: Bao Zhong, Rou Gui o Honey Dancong. A este tipo de Té se le atribuyen propiedades quema grasas superiores a las del Té verde.

  • Té Negro: este tipo de Té también goza de una gran popularidad en el mundo, la India e Inglaterra son dos grandes consumidores de este tipo de Té. Después de la recolección de las hojas, éstas se dejan en habitaciones ventiladas con cierto grado de humedad para que se produzca la oxidación (fermentación), lo que altera las propiedades químicas del Té, variando su sabor y su color. Posteriormente se procede al secado en hornos de las hojas para frenar la oxidación y así garantizar una larga conservación. Aunque las características de sabor y aroma que se obtiene a través de este proceso son interesantes, muchos de los principios activos y antioxidantes que contiene el Té son destruidos, por lo que este tipo de Té carece de algunas de las propiedades que se le atribuyen al Té. Por otro lado algunos elementos del Té se ven potenciados como la cafeína, siendo un Té más excitante que los otros. Algunos de los Tés negros más populares son el Earl Grey, Darjeeling, Assam, Ceylon, Masala Chai.

Fotografía de Nomadic Lass con licencia Creative Commons.

  • Té Rojo: su nombre original es Pu-erh, es originario de china donde goza de una gran popularidad y es considerado como medicinal. Antiguamente se conocía con el nombre de “el Té de los emperadores” y durante siglos fue un Té tomado por las clases nobles chinas. Su proceso de fabricación es similar al del vino, ya que las hojas, después de su recolección son guardadas en barricas de roble entre 2 y 60 años. Al igual que con el vino, cuanto más antiguas mejor. Este proceso les da a las hojas un color cobrizo, de allí viene su sobrenombre de Té rojo. El nombre Pu-erh, hace referencia a la región donde se elabora este tipo de Té en china: Pu'er.

Artículo escrito por Miquel Vidal.