13 variedades de frutos secos para una vida sana

En este artículo vamos a ver cuáles son los frutos secos más conocidos, las 13 variedades de frutos secos que por sus características y propiedades nos ayudarán a llevar una vida sana.

  • Albaricoques secos: muy útiles cuando se necesita un aporte extra de energía, cuando hay debilidad.
  • Almendras: destacan por sus niveles de calcio y fósforo. Es mejor consumirlas ligeramente tostadas y bien masticadas y ensalivadas. Son muy nutritivas, ayudan a abrir el apetito y se recomiendan en casos de irritación del tubo digestivo (si no comemos su piel) y según la medicina ayurveda revitalizan el intelecto y el espíritu. Además, las almendras son especialmente interesantes porque alcalinizan la sangre. Con las almendras puede elaborarse leche vegetal tal y cómo se detalla en el apartado Bebidas saludables.

Marcona Almonds Fotografía de Pincas Photo. Licencia Creative Commons

  • Avellanas: destacan por su contenido en hierro y calcio. Ayudan a reducir los niveles de colesterol y mejoran el rendimiento físico e intelectual.

  • Cacahuetes: de ellos se obtiene, por presión en frío, un excelente aceite del que se detallan sus características en el apartado Condimentos. Los cacahuetes son muy nutritivos y energéticos, sin embargo no se aconsejan en caso de exceso de peso porque pueden retardar el metabolismo.
  • Castañas: además de vitaminas B y C, contienen magnesio y sodio. Son muy nutritivas y se consideran un alimento casi completo. Para que se puedan digerir bien deben estar maduras y bien cocidas. Se pueden combinar bien con verduras como las zanahorias, espinacas y coles, pero no se deben combinar con patatas, arroz o pastas. Se pueden preparar en puré, hirviéndolas suavemente para que se cocinen de forma uniforme. Un truco para pelarlas bien: ponerlas en agua fría a hervir durante un minuto e ir sacándolas poco a poco para pelarlas. Cuando se hacen asadas hay que hacer un pequeño corte en la piel para que no estallen. Se pueden conservar durante mucho tiempo alternando capas de castañas y capas de arena, del mismo modo que en la conservación de las patatas.

PineNuts. Fotografía de thebittenword. Licencia Creative Commons

  • Chufas: es un tubérculo, pero lo incluímos en este apartado por tener unas características y funcionalidad muy similares a la de algunos frutos secos. Es un alimento con un gran valor nutricional puesto que contiene grasa, proteína, fibras, féculas, vitaminas y numerosos enzimas. De ellas se extrae la famosa horchata de chufa que además de ser refrescante es muy saludable y nutritiva.

  • Ciruelas secas: favorecen la digestión y son de gran ayuda en casos de estreñimiento, además se consideran un alimento energético muy destacado.
  • Dátiles secos: muy ricos en vitaminas y en azúcar, grasas y minerales. Son muy nutritivos pero se hacen un poco pesados si nuestro estómago es delicado.
  • Higos secos: como todas las frutas desecadas aportan mucha energía y ayudan especialmente en casos de estreñimiento.
  • Nueces: son ricas en vitaminas A y B, también contienen grasas nitrogenadas, hierro, calcio, fósforo, cinc y cobre. Ayudan a reducir los niveles de colesterol y fortalecen el sistema nervioso. También son buenas como laxantes y vermífugas. Si se comen en exceso puede inflamar las encías y el paladar, por lo que convendría enjugarse bien la boca después de comer muchas.

Croutons with scrambled eggs pesto and pinenuts. Fotografía de Luca Nebuloni. Licencia Creative Commons

  • Pasas: previenen la hipertensión, ayudan en casos de anemia y también se considera que tienen un efecto hepatoprotector.
  • Piñones: son muy nutritivos y benéficos en los pulmones, hígado e intestino grueso.
  • Pistachos: de sabor dulce y ligeramente amargo. Son benéficos para el hígado y los riñones.

Artículo escrito por Shauri.