¿Qué puedo experimentar en estos lugares?

En mis viajes a este tipo de sitos, he podido constatar que las experiencias sentidas cambian mucho dependiendo de la persona, del estado de ánimo y disposición en la que uno se encuentra ese día, etc. Generalmente podemos sentir una sensación de energía muy elevada, algo que nos llena de alegría y de sensaciones inexplicables al nivel de las palabras.

Yo siempre digo que en estos lugares recibimos el premio a nuestro día a día, es decir, si viajamos a uno de estos lugares después de haber pasado un período de constantes prácticas espirituales, realizadas con verdadero éxito, cuando llegamos a uno de estos sitios podemos experimentar verdaderos éxtasis místicos. Pero si viajamos a uno de estos lugares, sin haber practicado mucho, solo para ver que notamos, pues posiblemente la experiencia será mucho más leve que en el otro caso. Aunque sobretodo depende de lo abiertos que podamos estar en ese momento a conectar con la energía del lugar.

Hay que tener en cuenta, que por muy bonita que sea la experiencia que podamos tener en estos lugares, solo será una experiencia más, con principio y fin. Y solo será importante en el momento en el que la estaremos teniendo, el ahora. Pero una buena experiencia en unos de estos lugares puede ayudarnos enormemente en nuestro despertar espiritual.

Los peores enemigos de una buena experiencia en este tipo de lugares son las expectativas y el haber tenido emociones negativas fuertes ese día. Me explicaré, si nos hemos hecho la idea de que vamos a tener una gran experiencia, o si la tuvimos en el pasado y volvemos a ese lugar con esta expectativa, difícilmente nuestra experiencia será verdaderamente intensa. Esto es debido a que mentalmente estamos intentando imponer una realidad que solo está en nuestra cabeza. Estamos queriendo que este momento sea de una forma diferente a la que es. Esto, a nivel espiritual es una resistencia a la Vida, a la forma que toma este momento, es una manifestación del ego. Y esto, nos va a impedir abrirnos verdaderamente a lo que sea que vaya a suceder, sea como sea, espectacular o no. No siempre tiene que ser espectacular. A veces es solo agradable, pero es autentico, sin añadidos mentales innecesarios.

 

Solo podrán entrar los puros de corazón...

Si el día que viajamos a uno de estos lugares, hemos tenido emociones negativa fuertes, tales como enfados, resentimientos, etc. nuestro campo energético estará embrutecido por dichas emociones y nuestros chakras, en especial el del corazón (ya que juega un papel muy importante cuando viajamos a este tipo de lugares) estarán cerrados y será más difícil tener una buena experiencia. Así pues, hay que intentar estar de buenas los días que sepas que vas a viajar a este tipo de lugares.

Artículo escrito por Miquel Vidal.