¿Qué son las algas?

Las algas marinas, también llamadas verduras de mar, son muy apreciadas en una dieta sana por sus aportes en minerales, vitaminas y oligoelementos. Determinadas especies de algas de lago y de río también se consumen, especialmente por sus propiedades depurativas.

El consumo de algas en las islas del Pacífico, en la China, en Japón y en otras zonas costeras y de lagos y ríos data de muy antiguo. En la dieta occidental, ha sido en las últimas décadas cuando las algas se han ido incorporando a la alimentación de muchas personas, primero fueron aquéllos que seguían una dieta vegetariana y gracias a la difusión que se ha ido haciendo de sus muchas propiedades benéficas, vegetarianos y no vegetarianos las incluyen actualmente en sopas, cereales, legumbres, ensaladas, postres...

Algas Marinas fotografía de Ed Bierman

Algas Marinas fotografía de Ed Bierman - Creative Commons

Cada vez encontramos más recetas en las que el alga está presente aportando un intenso sabor a mar, dando color a una ensalada aburrida y podemos encontrar fácilmente libros especializados sobre las algas, sus características, los beneficios que aportan a nuestra salud y las diferentes formas de cocinarlas. 

Las algas pueden ser de color verde, marrón o rojo, según la profundidad a la que se encuentran, las verdes se encuentran en zonas menos profundas, las marrones en zonas intermedias y las rojas en zonas más profundas.

Las podemos adquirir en herboristerías y tiendas de alimentación natural, en su mayoría se comercializan secas y se conservan en perfectas condiciones durante mucho tiempo. Como veremos en el apartado Cómo cocinar las algas para su consumo, es habitual rehidratarlas por lo que es un producto que cunde mucho y no resulta tan caro como pueda parecer. Determinadas algas como la Kelp, la Fucus, o la Espirulina se comercializan en comprimidos o en tabletas para su consumo como suplemento dietético.

 

Propiedades

Veamos a continuación las propiedades que hacen tan interesantes las algas para su consumo y algunos de sus componentes más destacados:

  • Yodo, este mineral es un importante regulador de la función metabólica, y por tanto un componente del alga que la hace especialmente adecuada para personas con hipotiroidismo. También actúa beneficiosamente sobre las glándulas sexuales, cuya disfunción genera en muchos casos problemas de tensión arterial.
  • Otros minerales como el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio, el fósforo, que además de ser imprescindibles para la función metabólica tienen un efecto alcalinizante en la sangre.
  • Vitaminas de los grupos A, B, C, E y K (variando los niveles en función de cada alga).
  • También son ricas en aminoácidos.
  • Contienen en menor medida oligoelementos como el cinc, silicio y cromo.

Algas Marinas secándose al sol fotografía de Emilio Sáez

Algas Marinas secándose al sol fotografía de Emilio Sáez - Creative Commons

Además, teniendo en cuenta tanto la presencia de yodo como la de alginato sódico, se considera a las algas sustancias quelantes que se combinan en nuestro organismo con metales pesados, radiactivos y tóxicos ayudando a su eliminación, por lo que están especialmente indicadas para fumadores, personas sometidas a un tratamiento de radiaciones, etc.

Por si fuera poco, son diuréticas y no sólo tienen un bajo contenido en grasas sino que ayudan a disolver y a eliminar los depósitos grasos del organismo.

Según los parámetros de la Medicina Tradicional China, las algas son de naturaleza térmica enfriadora, desobstruyen el estancamiento del hígado, activan el chi del hígado, además según textos chinos antiguos se dice que "no hay inflamación que no se alivie con las algas marinas".

Artículo escrito por Shauri.