Zumos de frutas y verduras

Son ricos en minerales y especialmente ricos en vitaminas. Refrescan y fortifican nuestro organismo. Para aplacar nuestra sed no encontraremos nada mejor, a parte del agua, que comer una fruta fresca de temporada, al comer la fruta íntegra tomamos su jugo y la fibra en las proporciones que la naturaleza ha determinado. Ahora bien, el zumo fresco tiene una función depurativa del organismo nada despreciable, por lo que en este sentido cumple una función diferente que comer la fruta entera.

Preparando zumos naturales fotografía de Paul Downey - Creative Commons

Zumos de frutas

A continuación se detallan algunos ejemplos de jugos de frutas, cómo se preparan y sus propiedades principales:

  • Zumo de granadas: Se desgrana y se exprime o se licúa. Para la inapetencia y la debilidad general es uno de los mejores jugos que se conocen. Se puede mezclar con otros zumos o tomarlo solo.
  • Zumo de manzana: cortamos a trozos la manzana y en la licuadora podemos preparar fácilmente este zumo. Entre otras, destaca por sus propiedades depurativas y desinflamantes.
  • Zumo de melón: se puede preparar en una licuadora o en una batidora. Muy refrescante y depurativo.
  • Zumo de naranja: se cortan las naranjas en dos mitades y se exprimen, actualmente existen exprimidoras eléctricas que cumplen esta función pero las hay manuales que podemos utilizar igualmente. Es un jugo muy rico en vitaminas y minerales y con un gran valor curativo.
  • Zumo de pera: Lo preparamos también licuado. Es un zumo muy sabroso. Reconstituyente para todo tipo de enfermos.
  • Zumo de piña: se corta a trozos la piña y se licúa, aprovechando especialmente el corazón ya que es donde se encuentra la mayor cantidad de bromelina (enzima que ayuda en la asimilación de proteínas). Tiene propiedades depurativas y adelgazantes y facilita la digestión.
  • Zumo de pomelo: Lo exprimiremos como una naranja. Tomado en ayunas está indicado para dolencias del estómago, tiene además propiedades depurativas y de limpieza de la sangre. Si se toma hay que tener en cuenta que puede interferir en la acción de determinados medicamentos.
  • Zumo de sandía: Este licuado es uno de los mejores diuréticos y especialmente recomendado para padecimientos de próstata.
  • Zumo de uvas: se puede preparar en una licuadora. Indicado en problemas del sistema circulatorio y para disolver el ácido úrico.  

 Zumo de frutas y verduras fotografías de cumi&ciki - Creative Commons

Zumos de verduras y plantas

Son ricos en vitaminas y más ricos aún en minerales. Al igual que los de frutas, son muy buenos para nuestra salud y el consumo de la verdura en jugos puede ser indicada para niños, convalecientes, ancianos y personas que no soporten bien la fibra de las verduras. Veamos a continuación los principales zumos de verdura y las cualidades que los hacen más interesantes en cada caso.

  • Zumo de acelgas: Este jugo se realiza hirviendo las acelgas unos 10 minutos, colaremos las acelgas y dejaremos templar el agua resultante que es el jugo que tomaremos. Es un buen regulador intestinal y laxante natural. También se puede preparar un batido de acelgas, solo o mezclándolo con otras verduras, añadiendo un poco de agua o jugo de limón.
  • Zumo de alcachofas: se pueden licuar o también aprovecha el jugo resultante de hervirlas, tiene propiedades aperitivas y regulador de la función hepática.
  • Zumo de alfalfa: se muele un puñado de alfalfa en una trituradora añadiéndole agua y se le añade zumo de limón y miel. Es una bebida fortificante de todo el organismo por lo que nos ayuda especialmente en caso de anemia.
  • Zumo de aloe vera: hace unos años se comercializa este zumo muy interesante para depurar el organismo, especialmente recomendable en casos de acné y también para la limpieza intestinal.
  • Zumo de apio: se corta el apio en trozos y se pasa por la licuadora. Es un zumo aperitivo y tonificante. Es de los más alcalinizantes por lo que tomado después de comer mejorará la digestión en caso de padecer hiperclorhidria.
  • Zumo de berros: lo podemos cortar a trozos y licuarlo. Tiene propiedades desinfectantes, es un buen reconstituyente y con propiedades que ayudan a la mejora de las vías respiratorias enfermas.
  • Zumo de col: lo prepararemos como el zumo de acelgas. Tiene un efecto calmante sobre las úlceras de estómago e intestinos.
  • Zumo de espinacas: se lavan bien las espinacas y se pasan por la licuadora. Es un zumo que mejora la producción de glóbulos rojos por lo que estará indicado para determinados tipos de anemia.
  • Zumo de lechuga:  Este zumo lo cocinaremos siguiendo el mismo procedimiento que el zumo de acelgas y el de col. Se encuentra especialmente indicado para tratar el insomnio.
  • Zumo de ortigas tiernas: una vez lavadas se trituran y agregando un poco de agua se dejarán en infusión, finalmente se cuelan y ya tenemos preparado el zumo. Para su consumo se puede endulzar con un poco de miel. Es un gran remedio para el reumatismo. 
  • Zumo de patatas crudas: se rallan las patatas y se exprimen. La patata cruda es desinflamante y en zumo nos puede ayudar en dolores de estómago, acidez, úlceras...
  • Zumo de pepino: los pepinos se tienen que lavar y después cortar a lo largo, entonces los podemos pasar por la licuadora. Resulta un zumo refrescante para el verano, se puede combinar con otros zumos, es muy depurativo y se indica para afecciones de la piel.

  • Zumo de pimientos: para su preparación licuaremos los pimientos. Es un alimento muy rico en vitamina C y a su vez excelente para combatir el ácido úrico.
  • Zumo de remolacha: la cortamos en trozos y la licuamos, le podemos añadir limón para acentuar su sabor y su color rojizo. Es un zumo antianémico y también muy indicado para enfermedades intestinales.

 Zumo de frutas y verduras fotografías de cumi&ciki - Creative Commons

  • Zumo de tomate: se licúa o se prepara en una batidora y tendremos uno de los zumos más alcalinizantes, por tanto útil para combatir la acidez gástrica y úlceras estomacales. No indicado en el caso de nefritis.
  • Zumo de zanahoria: se cortan las zanahorias y se licúan, se le puede añadir un poco de limón. Purifica la sangre y mejora el hígado.

Muchos de estos zumos de frutas y verduras se pueden mezclar entre sí obteniendo combinaciones exquisitas por su sabor y por sus propiedades curativas. Eso sí, hay que tratar de consumir la fruta y verdura de la temporada y de la zona donde vivimos, será mucho mejor para la salud de nuestro organismo y para nuestro planeta.

Artículo escrito por Shauri.