Recetas de Té

En primer lugar, recomiendo utilizar siempre Té a granel y nunca en bolsitas, aunque hay excepciones. El Té que suele ir en bolsitas es de baja calidad, excesivamente machacado y pulverizado para poderlo meter dentro de esos sobrecitos. Esta norma básica se aplica también para cualquier tipo de infusión. Lo mejor es comprar el Té en alguna tienda especializada de Té y si puede ser intentar comprarlo ecológico. Una misma hierba de Té puede utilizarse para hacer varios Tés. Algunas personas afirman que la segunda utilización es la mejor. Estas son tres recetas de Té que yo utilizo habitualmente y que os propongo a continuación:

Té verde, fotografía de Kanko con licencia Creative Commons.

  • Té verde Gun Powder con menta seca. Aunque con menta fresca tendrá mejor sabor, la menta seca la podemos tener a mano durante todo el año. La receta es muy sencilla:

    • Calentamos el agua hasta la ebullición, bajamos el fuego sin que pierda el hervor, y la dejamos que hierva haciendo burbujitas durante 5 minutos mínimo. Para no quedarnos sin agua pondremos un poco más de agua que la que vayamos a consumir.

    • Apagamos el fuego y dejamos que el agua deje de producir burbujitas. En este momento añadimos la menta y dejamos que repose unos 2 minutos sin tapar.

    • Seguidamente añadimos el Té y lo dejamos reposar tapado durante 2 minutos.

    • Lo colamos y ya está listo para servir, podemos añadirle miel, azúcar moreno o tomarlo tal cual.

  • Té rojo Pu-erh con leche y miel. Esta combinación de Té con leche y miel es muy sabrosa y especial, aunque pueda parecerte rara inicialmente, atrévete a probarla. Este el modo de prepararla:

    • Calentamos el agua hasta la ebullición, bajamos el fuego sin que pierda el hervor, y la dejamos que hierva haciendo burbujitas durante 5 minutos mínimo. Para no quedarnos sin agua pondremos un poco más de agua que la que vayamos a consumir.

    • Apagamos el fuego y dejamos que el agua deje de producir burbujitas. En este momento esperamos de 1 a 2 minutos para que se enfríe el agua.

    • Seguidamente añadimos el Té y lo dejamos reposar de 3 a 5 minutos.

    • Cuando el Té está listo lo colamos y lo servimos en una taza.

    • Seguidamente le añadimos una nube de leche, solo un chorrito pequeño que interactúe con el color y la textura del Té.

    • Le añadimos una cucharada de miel y removemos bien hasta que esté disuelta y listo para tomar.

Existen muchas e interesantes formas de preparar y combinar el Té. Fotografía de ~Mers - Creative Commons

  • Té verde con jengibre y anís. Esta combinación es deliciosa, aportándole al Té diferentes matices y un toque picante muy refrescante. A nivel medicinal le estaremos sumando al Té propiedades que mejorarán el aparato digestivo y respiratorio. Estas son las instrucciones:

    • Calentamos el agua hasta la ebullición, bajamos el fuego sin que pierda el hervor, y la dejamos que hierva haciendo burbujitas durante 5 minutos mínimo. Para no quedarnos sin agua pondremos un poco más de agua que la que vayamos a consumir.

    • Apagamos el fuego y dejamos que el agua deje de producir burbujitas. En este momento añadimos el anís y rallamos un poco de jengibre fresco, con poca cantidad será suficiente. Dejamos reposar el jengibre y el anís unos 2 minutos sin tapar.

    • Seguidamente añadimos el Té y lo dejamos reposar todo tapado durante 2 minutos.

    • Lo colamos y ya está listo para servir, podemos añadirle miel, azúcar moreno o tomarlo tal cual.

Artículo escrito por Miquel Vidal.