¿Qué es la Energía?

El Universo y todo lo que nos rodea está compuesto por energía, por partículas elementales que componen los átomos y que están en constante movimiento. A este movimiento u oscilación lo llamaremos vibración. Aunque nos cueste creer, una mesa, el aire o nosotros mismos somos energía vibrando. Cuanto más densa es la materia más lenta es la vibración de la energía y cuanto más sutil es la materia más rápida es la vibración de la energía.

Cuando decimos que todo es energía, es así literalmente, es decir, incluso los pensamientos y las emociones son energía, y dependiendo de la calidad de éstos, tendrán un tipo de vibración u otro. Es decir, los pensamientos y emociones negativas como la envidia, el odio o el miedo son energías de baja vibración. Y por el contrario, los pensamientos y emociones positivas como la alegría y el amor son energías de alta vibración. De hecho, el Amor es la energía que tiene la frecuencia de vibración más elevada que existe.

El Universo y todo cuanto existe está formado por energía. En el fondo sólo existe una única energía a la que llamamos AMOR. Todo lo demás son variaciones de dicha energía, incluso variaciones a su opuesto al que llamamos MIEDO, pero aun así, variaciones.

Básicamente podemos definir dos tipos de energía: Energía Vital y Energía Universal.

 

La Energía Universal

Es la energía del Universo, presente en todos los lugares y accesible a todos los seres de la creación. Esta energía forma un manto infinito del que todos los seres se nutren y alimentan. En su forma más pura es luz, energía cristalina, pero puede modificar su vibración y convertirse en energía densa o negativa. Recordemos que las dos caras de la moneda forman la moneda. Los dos opuestos forman un todo. Aunque en general cuando hablamos de Energía Universal nos referimos a la energía de alta vibración presente en el Universo y de la que todos nos nutrimos al respirar.

 

La Energía Vital

Es nuestra propia energía interna. Al absorber la Energía Universal con la respiración o con la comida, se produce un proceso de transformación energética por la cual adaptamos la energía que captamos a nuestra propia energía interna. Cada uno de nosotros vibra a un nivel energético distinto y nuestra energía interna tiene que estar en consonancia con dicho nivel. Nuestros chakras al captar energía hacen esta función de transformación. Nuestra energía interna fluye a través de nuestro sistema energético por unos canales llamados Meridianos por la medicina china. Esta energía se conoce desde la antigüedad y en diferentes culturas. Por ejemplo, en la china la llamaron chi, en japón ki, en la india prana, etc.

Tipos de Energía

Manifestaciones de la Energía Universal

El Chi o Ki es la Energía Universal del Creador presente en todo el Universo. El Chi sale de la fusión de las fuerzas Yin y Yang, estas dos fuerzas están en continuo movimiento, lo cual hace que el Chi no se cree ni se destruya, sino que se transforme. Así pues definiremos la Energía Universal como la energía del creador presente en todo el Universo que da y nutre de Vida a todo cuanto existe.

Energías Externas

El Chi Celeste procede de las estrellas, los planetas las galaxias y del espacio en general. Lo absorvemos a través del Chakra Corona y es de color dorado. Es una energía caliente, expansiva y Yang. También podemos absorver esta energía a través de los Chakras menores de las manos vueltas hacia arriba.

El Chi Terrestre procede de nuestro planeta Tierra. Concretamente de su núcleo energético. La absorvemos a través del Chakra Base, de los Chakras menores de las plantas de los pies y también por los Chakras menores de las manos vueltas hacia abajo. Es una energía fría, de color azulado, concentradora y Yin.

Energías Internas

El Ki prenatal. También llamado Ki heredado o Jing Ki. Es la energía original que recibimos de nuestros padres en la concepción, y por la cual entramos en este mundo. Esta energía contiene la información de la línea hereditaria de nuestros antepasados. Es decir, a nivel físico compartimos las características del ADN, a nivel Kármico, compartimos los patrones de comportamiento.

El Ki posnatal. Procede de los alimentos y del aire respirado. Por este motivo es importante llevar una dieta saludable, respirar aire limpio y beber agua no contaminada. Es la energía que necesitamos diariamente para realizar nuestras actividades.

El Ki mental y espiritual. Esta energía procede de la elevación vibracional de las dos anteriores. Es la energía que nos da un impulso evolutivo y de crecimiento espiritual.

 

Manifestaciones de la Energía Vital

La energía vital de cada persona está formada por una mezcla equilibrada de Jing, Ki y Shen. Esta circula por todo nuestro sistema energético nutriendo a nuestro cuerpo físico, nuestra mente y emociones y también a nuestra parte espiritual.

El Jing. Es la energía más concentrada, densa y de baja vibración que tenemos. Incluye a la energía sexual y se encuentra almacenada en el TanTien Inferior. Esta energía es responsable de nuestro crecimiento físico y de la perpetuación de la especie a través del sexo.

El Ki o Chi interno. Es la energía vital en conjunto, tiene una vibración más elevada que el Jing y más baja que el Shen. Se almacena en el TanTien Medio. Es nuestra energía motor en el día a día. el Ki interno controla y regula al Jing.

El Shen. Es la energía mental y espiritual. Tiene una vibración más elevada que el Jing y el Ki interno. Controla al Ki que a la vez controla al Jing. Esta energía se genera mediante el trabajo alquímico de transformar las energías, primero el Jing en Ki, y luego el Ki en Shen. También, cuando encontramos nuestra quietud interna en la meditación generamos Shen. Así como, en la oración o en otras prácticas espirituales.

Artículo escrito por Miquel Vidal.